O Bella Ciao! El micrófono escondido en la Casa de Papel

la casa de papel mascara de dali

la casa de papel serieLa Casa de Papel tiene que ser una de las mejores series que he visto salir de España. Con esta producción, verdaderamente se han ganado el premio. No es fácil que me siente a ver una serie de televisión, mucho menos una serie española. Pero con La Casa de Papel… en menos de una semana he pasado la temporada completa, y más.

De una vez les adiverto: si apenas comienzan a ver La Casa de Papel, este post puede contener spoilers. Así que, procedan bajo su propio riesgo.

El Caballo de Troya del profesor

Uno de esos detalles técnicos que me ha fascinado de la casa de papel es el micrófono escondido que colocan los asaltantes en los anteojos de Ángel Rubio, el subinspector de la policía, que ingresa encubierto con el equipo médico para tratar las heridas de Arturo Román, popularmente conocido como Arturito.

Y es aquí donde siento que los escritores quizás fueron muy lejos en su fascinación por retratar la genialidad del profesor, y cometieron un error técnico de esos un poco complicados, que solo alguien con experiencia en dispositivos inalámbricos podría detectar… y hoy les comparto.

Historia de un micrófono en las gafas de Ángel Rubio

la casa de papel caballo de troyaDurante la entrada del equipo médico en la fábrica de la moneda, el Profesor se da cuenta que uno de los que ingresan es Ángel Rubio, miembro de la policía. Inmediatamente avisa a Berlin, para ejecutar su plan conocido como El Caballo de Troya. Unos minutos después, Ángel pasa a convertirse en un soplón móvil, transmitiendo el audio de todo lo que ocurre en el puesto de mando de la policía, y todas sus conversaciones con la inspectora Raquel Murillo… directamente a la guarida del Profesor.

Lo logran escondiendo un micrófono inalámbrico en los anteojos de Ángel. Cuando entra el equipo de emergencia a la fábrica, los atracadores simulan hacer una revisión de los objetos que trae la gente en sus bolsillos… y mientras tienen a los médicos y a Ángel boca abajo en suelo, Helsinki taladra el marco de los anteojos e introduce el micrófono. Coloca un sello, un poco de pintura… y Ángel es un transmisor móvil a partir de ese momento.

Hacia el final de la temporada, nos damos cuenta que el micrófono que portaba Ángel en sus gafas, de acuerdo con el Coronel Prieto, era un Keylock 20-10, con un alcance de 1.200 metros.

Suena fácil? Posible? Si… pero en la realidad, lograr algo así sería muchísimo más complicado de lo que se imaginan.

A dónde está el error en este asunto?

casa de papel micrófono en gafasPara comprender este error de los escritores de la Casa de Papel, tenemos que entender qué es lo que estaba tratando de lograr el profesor, y luego ver la manera en la que lo estaba intentando.

La técnica que estaba usando el Profesor no es nada nueva, ni nada novedosa. Si se fijan en cualquier cualquier película o serie de espías, desde la década de los 1960’s se viene hablando de dispositivos que puedan transmitir conversaciones de manera inalámbrica a un lugar remoto y servir como dispositivos espía. Micrófonos ocultos, radiotransmisores ocultos, y ahora en nuestra época, celulares hackeados con malware, que transmiten vía internet lo que escuchan. También hay gente que ha logrado entrar a las centrales IP de telefonía de las oficinas, y activar remotamente el speaker de los teléfonos, convirtiéndolos en dispositivos de escucha.

Llegamos, entonces al primer problema en todo esto: existiendo todas estas maneras de escuchar remotamente y espiar a la gente, por qué habría de escoger el profesor un método tan burdo y poco confiable como un micrófono oculto en los anteojos de alguien? La dificultad de hacer algo así sin ser detectado, realmente se las trae… y es difícil creer que no lo habría descubierto en pocos segundos la policía y los servicios de inteligencia.

casa de papel keylock 20-10Por qué digo esto? Empecemos por la manera en que colocaron el dispositivo. Taladraron un orificio en los anteojos de Ángel, para insertar el micrófono Keylock 20-10. Desde ese momento, habrían comenzado los problemas técnicos. Si observan la patilla de cualquier par de anteojos, se darán cuenta que existen sólo unos milímetros de material que se podría taladrar, aún en los marcos más gruesos como los anteojos Wayfarer de Ángel.

Así que nuestro primer dilema: o conseguimos un micrófono inalámbrico extremadamente pequeño, o taladramos un orificio bastante grande. Un orificio grande aparte de ser fácilmente detectable, habría debilitado el marco de los anteojos y hecho más probable que se quebrara. Por lo visto los escritores se dieron cuenta de esto, y eligieron que el micrófono fuera pequeño. Si nos vamos por la “W” impresa en el marco de los anteojos, el orificio que hicieron en el marco fue si acaso de 1 mm de diámetro, posiblemente menos. En la serie si analizamos un poco, vemos que Helsinki usa algo similar a un Moto Tool de Dremel para hacer el orificio, con una broca extremadamente fina. Quizás una broca 0.8 o 1 mm, como las que se usan para los circuitos impresos? Menos, no creo.

Pues un micrófono tan pequeño, autocontenido con fuente de poder, no existe en la realidad. Los “keylock”, si los buscan, son un artefacto inventado. No existe un tal “Keylock 20-10” como dice el Coronel Prieto que encontró. Y menos podrían manipular un micrófono tan pequeño con pinzas del tamaño que se muestran en la serie.

Lo más cercano que pude encontrar haciendo una búsqueda en mayoristas de componentes como Digikey o Mouser, fue algunos elementos de micrófono de 1.4mm que fabrica Knowles. Pero, 1.4mm apenas es el diámetro del elemento que capta el sonido. El resto del componente mide alrededor de 3mm de largo, y 2mm de espesor. Y a eso debemos sumarle la batería, microprocesador y generador de radiofrecuencia. Algo que jamás cabría en el marco de un par de anteojos Wayfarer.

Si revisamos un poco en Amazon, podemos darnos una idea de las limitaciones de la miniaturización actual. Por ejemplo vean lo burdas que son estas gafas Gogloo con grabador de video. O estos anteojos Jiuson con cámara espía. La patilla y el marco son, para los estándares actuales, desproporcionados. Algo que ni siquiera Ángel Rubio sería capaz de usar en su vida diaria. Si nos vamos aún más específicos, podemos encontrar anteojos espía con marco más normal como estos anteojos espía Slimline. Pero cuidado, que esos Slimline tienen un cable atrás que conduce a una batería y mecanismo de grabación externo… obviamente, nada que ver con lo que vemos en La Casa de Papel.

Segundo problema: leyes de la acústica

casa de papel anteojos de angel rubioPero digamos que sí: logramos conseguir un micrófono espía inalámbrico autocontenido, de menos de un milímetro de diámetro. Llegamos entonces al segundo problema, que son las leyes de la acústica. Como todos sabrán para poder tener un audio claro y fuerte como el que se escucha en la serie, un micrófono tiene que estar bien posicionado cerca de la fuente del sonido. Encerrado dentro del marco plástico de unos anteojos, un micrófono del tamaño que tuvieron que haber usado jamás lograría tener una recepción del sonido tan clara e inteligible. Podríamos conceder quizás que la voz de Ángel se escucharía debido a vibraciones en el marco (similar a como funcionan los micrófonos craneales)… pero la de la Inspectora Murillo? Nunca. El marco plástico, y la deflexión del lente del anteojo haría imposible que un micrófono levantara un audio claro en ese caso, o en el caso en que cualquier otra persona le estuviera hablando a Ángel Rubio.

Más serio se vuelve el asunto, si tenemos en cuenta que el micrófono lo sellaron dentro del marco con un material epóxico, que es el material gris que se observa en la serie que le colocan al marco con una espátula. El epoxico es un material que tiende a absorber las vibraciones del sonido y además como es un fuerte adhesivo rápidamente dejaría inhabilitado elemento móvil de un micrófono qué es el responsable de generar la señal de audio. En un micrófono tan pequeño, ponerle una capa de epóxico encima lo dejaría inutilizable.

De paso otro problema que tiene el epóxico es que tiene olor. Si alguna vez han mezclado este tipo de pegamento, se habrán dado cuenta que tiene un color y un olor fuerte característico, qué fijo lo habría notado Ángel al ponerse los anteojos. y más aún si le pasaron una pintura esmalte de secado rápido encima al epóxico…. que generalmente emite gran cantidad de sustancias volátiles durante su secado y curado.

Tercer problema: leyes de la física y la electrónica

casa de papel el profesorPero bueno concedamos a los escritores que lograron conseguir ese dispositivo imposible, y lograron ponerlo en los anteojos sin dañarlo, de una manera indetectable, y nadie se dio cuenta de nada. Lo cual es un salto de fe bien largo.

Porque díganme una cosa: si ustedes fueran la policía española estilo CSI que retrata la serie, y Ángel les dijera que le quitaron sus anteojos al entrar, lo dejarían pasar así de fácil? Por supuesto que no… el sentido común diría que le quitarían su ropa y sus anteojos de inmediato, y los barrerían por ADN o huellas dactilares. Y encontrarían que las gafas fueron alteradas, y todo se caería.

Pero, digamos que por esos milagros de la serie, a nadie se le ocurrió.

Entonces nos topamos con un problema aún más gordo: las leyes de la física y la radiofrecuencia. Y es aquí, donde se termina de caer toda esta historia del Caballo de Troya del Profesor.

Si hay algo que consume energía, es estar transmitiendo radiofrecuencia, especialmente en frecuencias altas. Cualquiera que tenga un teléfono celular sabe muy bien que pueden tener una duración de batería de 8 horas con su teléfono en stand-by pero que si se ponen a conversar, rápidamente reducirán la vida útil de la batería a unas 3 horas o menos.

Y el micrófono escondido que lleva Ángel Rubio, pasa transmitiendo 24 horas al día, 7 días a la semana… con potencia para viajar hasta 1.200 metros, sin recargarse!

De dónde saca su energía, entonces, el micrófono escondido del Profesor? Es acaso mágico y genera su propia electricidad… como los relojes Seiko Kinetic? Debemos creer que también en los anteojos ocultaron una celda solar miniatura? O quizás, en ese paquetito de menos de 1mm de diámetro, también va una batería de litio de larga duración?

Esa última podría ser la mejor explicación, excepto por un detalle: las celdas de litio también tienen sus límites. La cantidad de energía que pueden almacenar va en proporción con su tamaño, por eso el móvil tiene una batería de cierto tamaño, la cámara de fotos una más grande, y la laptop lleva un ladrillo forrado en litio. Una celda de litio microscópica, del tamaño de ese orificio, podría durar talvez unos 5 segundos transmitiendo, antes de morir.

Ya imagino a Berlin explicándole a Ángel que por favor cargue sus anteojos mediante el puerto USB cada 30 minutos, o matará a los rehenes….

casa de papel radio de policíaY para terminar de desmenuzar esta ocurrencia de la Casa de Papel, hay un último tema que no deja de darme vueltas en la cabeza. Sí recuerdan el escritorio del profesor, tiene todo tipo de dispositivos de recepción de radio mediante los cuales escucha las conversaciones de la policía. Conversaciones transmitidas en modo digital, probablemente cifradas con AES-256 o superior, el profesor tiene los equipos para escucharlas.

Además, el profesor aparentemente tiene un analizador de espectro o por lo menos un scanner bastante bueno, porque se da cuenta de todo lo que se está transmitiendo en el momento en que se transmite. Algo así es posible, ciertamente, y alguien que haya logrado conseguir una ametralladora de pedestal, explosivo plástico y las llaves de encripción para el sistema digital de la policía nacional, no tendrá ningún problema para obtener un analizador de espectro del nivel requerido.

El problema está en que… por qué la policía no va a tener uno similar en su puesto de mando? La policía tiene una operadora permanentemente monitoreando todos los canales de telefonía celular y de radiofrecuencia, que están activos en la Casa de la Moneda. De hecho, por ese motivo es que el profesor eligió tirar un cable telefónico por el alcantarillado, y no usar simplemente teléfonos móviles o transmisores de radio.

casa de papel analizador de radioEs muy probable que la policía, especialmente estando a su lado el departamento de inteligencia, tenga en su carpa un analizador de espectro. Y ese analizador de espectro rápidamente detectaría una señal de radio, lo suficientemente intensa como para viajar 1.200 metros. Y fácilmente verían que proviene de los anteojos de Ángel Rubio. Porque cada vez que entrara Ángel a la carpa, aparecería en el analizador un parche de color del tamaño de Madrid, que hasta un ciego vería.

Y ahí es donde se termina de caer toda esta teoría del micrófono escondido en los anteojos de Ángel. Creativa? Si. Ingeniosa? Ciertamente. Pero técnicamente posible, en el mundo real, donde estamos sujetos no solo a las leyes de la física, sino también a un juego de gato y ratón con la policía y todo el departamento nacional de inteligencia?

Definitivamente no!

Be the first to comment on "O Bella Ciao! El micrófono escondido en la Casa de Papel"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*